En la lucha contra la violencia de género…¡Ni un paso atrás!

El grupo municipal socialista presentaba, de cara al pleno del mes de febrero, una moción sobre el refuerzo y puesta en valor de las medidas contempladas en el Pacto de Estado en materia de violencia de género. Desgraciadamente, esta moción no se llegó a debatir por falta de tiempo en la sesión plenaria. Nosotros y nosotras consideramos que la lucha contra la violencia machista es una cuestión de vital importancia y que queda mucho camino por recorrer. Por este motivo, y ante el negacionismo imperante entre algunos partidos políticos que pretenden hacernos retroceder a épocas pretéritas, la portavoz del PSOE de Aranda, Mar Alcalde, recalca lo siguiente:

Las mujeres somos la mitad de la población y ya estamos hartas de que se nos tome el pelo social, económica y políticamente, (añadan los términos que consideren).

Para la extrema derecha no existe la violencia de género

Son negacionistas, lo que recuerda mucho a otros que siguen negando el exterminio nazi. También quieren señalar con nombre y apellidos a quienes trabajan en el ámbito de la violencia de género, como los nazis señalaban a los judíos, homosexuales, comunistas, etc. con distintos colores para identificarlos. Esto es gravísimo y muy preocupante. Quieren vestirlo de ideología pero, en realidad, es otra cosa. El asalto a San Telmo tenía un precio que el PP y Ciudadanos han pagado.

El PP con sus ideas medievales

Desde el PP, el señor Casado, dice cosas como que, para pagar las pensiones y que el sistema sea viable, las mujeres nos tenemos que convertir en «conejas paridoras» y tener hijos a troche y moche. Esto ni siquiera se retrotrae a los años 80, sino que es un concepto de la época medieval. Parece ser que este señor no sabe que el control de natalidad en el mundo occidental ha sido la base del progreso y la modernización. Para hacer viable el sistema de pensiones lo que se deben hacer son reformas acordes a las necesidades sociales y a los recursos disponibles. Claro que el PP a lo que se dedica, es a decirnos que algo es inviable para que vayamos todos a hacernos seguros privados. Así contentan a sus amigos mientras ellos se han centrado en esquilmar la hucha de las pensiones de forma evidente y lamentable. 

Para que nazcan más niños, lo que se debe incentivar son las políticas activas de natalidad, con permisos de maternidad y paternidad acordes con las necesidades reales, propiciar medidas de conciliación efectivas. Para esto podríamos coger ejemplo de algunos países nórdicos, donde estas políticas son pioneras y efectivas dentro de un Estado de Bienestar social moderno.

Ciudadanos apoyando los vientres de alquiler

Hay otro tema que nos preocupa mucho y es el de los vientres de alquiler. Aquí tenemos a los liberales de Ciudadanos diciendo que se tienen que aprobar siempre que se realice de forma altruista. Con esta propuesta, Ciudadanos se asegura que ciertos lobbys les den su voto, por eso están a favor, claro. Lo que no señalan estos neoliberales, es que los países en los que están aprobados los vientres de alquiler demuestran en sus estadísticas que de altruistas nada. Las mujeres que alquilan su vientre son pobres, con un bajo nivel cultural y educativo y con graves problemas familiares. Por ejemplo, en India, vean las «fábricas de mujeres», colocadas como si fueran animales produciendo. Esto es denigrante y, con estas posturas, Ciudadanos hace un flaco favor a la lucha por la igualdad.

Para finalizar, tengo que señalar que necesitamos la modificación y ampliación de algunas leyes para que su aplicación sea acorde y justa con los casos que se someten a juicio. Cuando cinco hombres, como cinco torres meten en contra de su voluntad a una chica de 18 años en un portal, eso es violación. Es una violación en Pamplona, en Hong Kong y en Fernando Pó. Las mujeres somos personas autónomas para decidir en torno a nuestro cuerpo y a nuestra mente. Parece mentira, dadas las posturas que defienden desde los grupos de extrema derecha como Vox, así como sus socios del PP y también desde Ciudadanos, que estemos en el siglo XXI.»

11765204-f0d4-4c9d-a964-5ba4904a0c98